Donde las cosas funcionan. 06. Unión.

Frase de David Webster.

Libertad y unión. Ahora y siempre. Una e inseparable. (Daniel Webster: http://en.wikipedia.org/wiki/Daniel_Webster)

No cabe duda de que, si hay algo que tristemente diferencia a los españoles de los americanos, es la unión. La unión como país en todos los sentidos.

Entre los dos países existen muchas diferencias. Diferencias en cuanto al respeto general y a la educación de la personas; sin confundir educación con formación, aunque ni en eso somos mejores pese a fama que ellos tienen. Diferencias en cuanto al pragmatismo en el modo de vida, en cuanto a “las cosas bien hechas”, en cuanto a la economía, en cuanto a la comida.

Muchas diferencias. Pero si hay una que marca a España (y en general a Europa) y que está en la raíz de todas las demás, es el poco sentido de unidad que tenemos.

El poco sentido de unidad, la falta de unión, es lo que hace que no todos nos consideremos igual de buenos y, por tanto, merecedores de los mismos derechos.

Desde el momento en que pensamos que tal o cual persona, o tal o cual región, no están a nuestra altura ¿cómo vamos a pretender tratarlos con el mejor servicio? ¿cómo vamos a pretender tratarlos como a nosotros mismos? Y no hablemos ya de aquellos que se avergüenzan de pertenecer a España o a Europa o de hablar su lengua.

Por supuesto que en Estados Unidos existen rivalidades entre los diferentes estados. Por supuesto que cada senador quiere lo mejor para el suyo. Por supuesto que existen intereses políticos y económicos en unos y en otros. Por supuesto que tienen diferentes acentos en el Norte y el Sur, y en el Este y el Oeste, y que te reconocen por ellos. Pero no caigas en el error de insinuarle a ninguno de ellos que no son el mismo país, el mismo americano. Cuando hables con alguien, no caigas en el error de llamar países a los estados porque país sólo hay uno: Estados Unidos.

Es sorprendente que algo tan identificativo como es el carné de conducir en Estados Unidos tenga diferentes exámenes en los diferentes estados, y que a veces hasta no puedas convalidarlo de uno a otro y tengas que volver a examinarte. Es sorprendente, pero no te dejes engañar, ellos tienen muy claro cuales son las diferencias administrativas y cuales son las diferencias ideológicas.

Hablando con alguien de allí, alguien de confianza, es probable que te cuente que no está de acuerdo con las ideas del presidente actual, el que sea. Pero es altamente improbable que no se sienta ofendido si un periódico o un representante extranjero hace una crítica sobre él.

¿Qué pasaría en España si el presidente de Francia criticase a Zapatero? ¿qué pasaría si el canciller de Alemania criticase a Rajoy o a Aznar?. Creo que una buena parte de nosotros no sólo no se sentiría ofendido, sino que se sentiría hasta comprendido. Confundimos no sentimos representados, con no sentir que nuestro presidente representa a nuestro país.

En la misma línea tenemos el tema de las banderas. Que parece que todas las banderas de España son franquistas y no de España (aunque no tengan ningún águila). Excepto si la sacamos en una competición deportiva, entonces sí, entonces se puede ser español… y hasta cantar, tararear, el himno.

P.D.: aquí sólo hablar de quitar competencias a las autonomías ya parece que implica una pérdida de derechos. Parece que el que todos los españoles tengamos los mismos derechos es una pérdida de derechos en sí mismo. Pero es que este es el país en el que vivimos. Un país basado en autonomía(s), una palabra contraria a unión.

Yo tenía entendido que la gestión autonómica tenía el fin de mejorar la gestión de aquellos servicios con particularidades regionales, pero a día de hoy creo que ya no es así. No sé quizá, es que el Norte hay más resfriados y en el Sur más quemaduras solares y por eso hay que adaptar la sanidad a cada región. Y quizá es que en algunas regiones del Norte hay que aprender lo que es un cóctel molotov y lo que es el opresor español, y en el Sur hay que aprender a coger aceitunas y poner ladrillos y por eso hay que adaptar la educación.

Continue reading

Los Clones lo clavan de nuevo.

Tras haber actualizado el motor de esta bitácora a la versión 1.6 de Serendipity y tras haber vuelto a hacer propósito de contar más cosas sobre Estados Unidos, no me queda más remedio que abrir este regreso con dos sketches de Los Clones que lo han vuelto a clavar.

Tanto en lo técnico como en el contenido, son dos pequeñas obras de arte y eso que, el de Rubalcaba, se emitió dos días antes de las revueltas violentas en Barcelona…

(http://www.intereconomia.com/programa/los-clones)
Sketch Reforma peligrosa
(Enlace para descargarlo desde aquí en mp4.)

(Enlace original en Intereconomía televisión:
http://www.intereconomia.com/video/los-clones/reforma-peligrosa-20120229)

Sketch Déficit
(Enlace para descargarlo desde aquí en mp4.)

(Enlace original en Intereconomía televisión: http://www.intereconomia.com/video/los-clones/mourinho-quiere-saber-por-que-deficit-20120229)

Saludos a todos.

Continue reading

La incertidumbre en el determinismo.


(De la wikipedia: http://en.wikipedia.org/wiki/Chaos_theory. A plot of the Lorenz attractor for values r = 28, σ = 10, b = 8/3.)

A raíz del comentario realizado por Liliana en el artículo Lbertad, ética y determinismo incluyo esta explicación pendiente sobre porqué se puede vivir sin pesar una vida determinada.

La explicación ya la apuntaba Jesús en su comentario sobre ese artículo:

“si todo está ya escrito, ¿qué sentido tiene la vida?” Yo te explico cuál es el sentido que yo le veo: que ninguno de nosotros sabemos qué es lo que va a pasar

Y todo se lo debemos a la Indeterminación y al Caos.

Gracias al principio de incertidumbre de Heisenberg sabemos que siembre va a existir una indeterminación en las mediciones que realizamos, y asumir esto significa que nunca vamos a conocer con exactitud el punto de partida de ningún sistema.

Así mismo, gracias a la teoría del caos sabemos que es imposible predecir el comportamiento de un sistema complejo cuando no se conocen exactamente sus condiciones de partida.

Por tanto, asumiendo la veracidad de estas dos premisas, sabemos que nunca, nunca, nunca, por mucho que avance la ciencia ni la tecnología, vamos a poder predecir el comportamiento de los sistemas complejos, porque nunca vamos a conocer con exactitud su punto de partida.

Y eso significa que nunca, nunca, nunca, vamos a poder predecir “el futuro”. O al menos que no lo vamos a poder predecir con una certeza tal que nos haga sentir incómodos.

Con el tiempo y con las mejoras en la precisión de las medidas, llegaremos a tener una gran exactitud en las mediciones de la física clásica, posiblemente, con el tiempo, lleguemos a poder predecir el comportamiento del clima con muy poco error.

Pero, en lo que atañe a las cuestiones cuánticas y al comportamiento de las moléculas, difícilmente podremos mejorar mucho. Ya a día de hoy se trabaja con probabilidades de estado de las moléculas y no con mediciones. ¡Y esto, esto, es magnífico!

Esto es lo que nos permite tener la tranquilidad de que nuestros pensamientos, pensamientos que son producidos por reacciones moleculares e interacciones eléctricas neuronales, nunca van a poder ser predecidos con exactitud.

Eso es lo que nos permite vivir con el determinismo: la certeza de que todo está determinado pero es imposible predecirlo.

En la práctica, si algo no se puede predecir, no importa que esté determinado.

Así que no nos queda más remedio que vivir con la tranquilidad de que es como si nada estuviera determinado.

Un ejemplo aclaratorio: el juego de la ruleta.

Una ruleta aislada del exterior y con un tamaño suficiente se convierte en un sistema simple de física clásica.
Simple porque al estar aislado (por ejemplo por una campana que evite vientos y vibraciones) no se puede ver afectado por interferencias complejas que lo conviertan en un sistema caótico.
Basado en física clásica porque a partir de que la bola tenga milímetros o centímetros no se va a ver afectada por las reglas de la física cuántica.

Por tanto, con la dedicación y recursos suficientes (no muchos), no me cabe duda de que se podría obtener una ruleta predecible con absoluta certeza.
Es decir una ruleta donde, desde el momento en que se tira la bola, pudiéramos predecir con absoluta certeza en que número va a terminar cuando la ruleta esté parada.

No creo que se necesitase más que una buena cámara de precisión para tener una imagen inicial del lanzamiento y unos buenos medidores láser que indicaran la velocidad, dirección y sentido de la bola, así como su rotación y la rotación de la ruleta. Y que esa información se introdujera en un sistema informático preparado (con el resto de datos fijos: medidas, materiales, índices de rozamientos, etc.) para que en unos segundos tuviéramos el número premiado, mucho antes de que la ruleta se parase.

Obviamente a ningún casino le interesa esto, por eso ni las ruletas están aisladas ni se permite hacer mediciones.

Pero, si asumimos que existe una ruleta así y qué podemos predecir donde va a caer la bola ¿quién iba a apostar al número perdedor? ¿o qué mérito tendría hacerlo al número ganador? En este caso el determinismo sería una pesada losa difícil de llevar.

Pero desde el momento que no se puede predecir dónde va a terminar la bola, todo cambia. Todos deben jugar su juego como si el final de la bola no estuviera determinado. Y de hecho así se hace en todos los casinos del mundo (exceptuando los trucados).

Y por esta misma razón, desde el momento en que contamos en nuestro universo con la incertidumbre y el caos, desde el momento en que la ruleta de nuestra vida no se puede predecir, no queda más remedio que vivirla (jugarla) con la alegría de que nada está definido.

Al principio nos puede generar cierta incomodidad saber que no es cierto, que todo está determinado. Pero en cuanto se entiende que, en la práctica, la determinación no predecible es exactamente igual que la indeterminación, podremos dormir mucho más tranquilos.

Es muy posible que, con el tiempo, gracias a las mejoras en las mediciones de las zonas activas del cerebro, se pueda llegar a predecir con algunos segundos de antelación si una persona está pensando en besar a otra o si una persona está pensando en matar a otra. Pero me atrevería a afirmar que no pasará de ahí. Nunca llegará a existir una predicción fiable de lo que realmente terminará haciendo esa persona respecto de lo que se estaba planteando. Nunca se podrá llegar a predecir si el beso o el crimen se iban a llegar a producir, habrá que seguir esperando a que el hecho se consume y nuestra “libertad” seguirá intacta.

Pero no nos entusiasmemos, con el tiempo, cuando todos llevemos sensores cerebrales integrados que emitan de forma pública nuestras mediciones cerebrales en tiempo real (y el móvil sea algo muy del pasado), entonces, en esa época, nunca nadie llegará a poder predecir nuestros actos pero sí que sabrán en cada momento sobre qué estamos pensando (sexo, matemáticas, cariño, odio, colonias o libros). Y no duden que eso será usado para intentar vendernos algo concreto.

Será la siguiente etapa comercial, una vez que se supere el simple comercio personalizado por detección de la retina que se muestra magníficamente en la película Minority Report (basado en el mismo libro de Philip K. Dick).

Saludos a todos. Que otra cosa podría decir sino aquello que estaba determinado.


Nota: La RAE no admite la palabra “predecido”, sólo admite la forma “predicho”. No obstante creo que en este texto la palabra “predecidos” expresa mejor lo que pienso.

Continue reading

Donde las cosas funcionan. 05. Cosas que me gustan de USA.

Cuando a uno comienza a gustarle Estados Unidos, un país por el que una vez tuvo tantas reticencias, no lo hace porque admire sus rascacielos, el tamaño de sus ciudades, su hegemonía o las cosas famosas que puede encontrar allí. Lo hace porque, a cada paso que da, encuentra montones de pequeños detalles que lo van conquistando poco a poco.

No importa si paseas por una ciudad o por un pueblo, no importa si es un barrio bueno o malo, en todas partes encuentras muchos detalles que no entiendes porqué no son así en España.

Y creo que todos estos detalles se podrían explicar con sólo dos principios básicos:
– Allí está muy presente la idea de que las cosas (materiales o no) deben funcionar y de que además, las materiales, deben estar hechas para durar.
– En general, la gente es más civilizada, tienen un mayor respeto por los demás.

Con sólo esos dos motivos ya se explican los pocos pero llamativos ejemplos que pongo a continuación. Sé que es probable que algunos de esos ejemplos puedan encontrarse también en España, no puedo negarlo. Pero lo que sí puedo asegurar es que no están presentes en la misma proporción.

Zona de silencio.
Ej. 1: Zonas de silencio en el parque.
La foto inicial de este artículo muestra un pequeño aviso en una zona de Central Park indicando que esa zona es de descanso. No se permiten ruidos ni música. Y, hasta donde yo he visto, la gente lo respeta.

Solicitud de silencio.
Ej. 2: Silencio a la salida del bar.
Un cartel en la puerta de un pub solicita de forma muy educada que, por respeto a los vecinos, por favor no se haga ruido a la salida ni en la calle.
Seamos sinceros, en España sería raro encontrar algo así (y que se respetara) pero, de encontrarlo, apuesto a que la solicitud sería para evitar que multen al bar, no por respeto a los vecinos. Me imagino que aquí pondrían algo así “Por favor, para evitar que los vecinos se quejen no hagan ruido en la puerta.” o “Por favor, para evitar que multen al local, no formen escándalo fuera.”…

Kiosco de comida en el parque.
Ej. 3: Limpieza alrededor de los kioscos de comida.
Ves el suelo alrededor de un kiosco de comida y no ves un sólo papel en el suelo. Y, además, si te fijas, ves que las sombrillas del kiosco no sólo hacen publicidad suya sino que solicitan que se mantenga limpio el parque.
No importa si el kiosco es este o es del Museo de Ciencias o es el de Times Square, simplemente es que la excepción es que la gente tire las cosas al suelo.


Bocas de agua en el escaparate.

Ej. 4: Bocas de agua en el escaparate.
Así de sencillo, si las bocas de agua tienen que estar donde está el escaparate, se ponen y punto.
No se ve una chapuza. No han puesto las bocas en otro sitio para respetar el escaparate y tampoco han hecho un mal agujero. Simplemente las han puesto bien puestas. No sé que solución le hubiéramos dado aquí pero me imagino varios posibles escenarios tratando de que nos dejen poner la boca en otro sitio, tratando simplemente de dejarla dentro sin salida por el cristal, poniéndola pegada pero fuera del escaparate, etc.

Escalones del metro.
Ej. 5: Acero en las construcciones.
Esto se nota especialmente en las estaciones de metro. Muchas de ellas no son bonitas, pero se ve que son antiguas y que han aguantado el paso de los años perfectamente ¿cómo? usando materiales duraderos.
Estoy convencido de que construir los escalones de hierro y acero es mucho más caro que hacerlos de ladrillo y ponerles al final una banda antiresbalones, pero si hay algo que me gusta de las estaciones de Nueva York son sus escalones a prueba de desgaste.

Normas de visita.
Ej. 6: Respecto por los monumentos en memoria de los caídos.
Podemos discutir si las guerras son justas o no, necesarias o no, pero lo que nadie puede ni debe discutir es que las personas fallecidas en una guerra merecen un respeto, y eso es simplemente lo que se pide aquí.
Claro que un cartel como este, aquí en España, no haría más que avivar las discusiones entre fascistas y republicanos, que parece que jamás llegarán a entender que el perdón y el olvido es necesario si no queremos estar peleándonos de por vida.

Lavadora.
Ej. 7: La lavadora gira de forma compensada.
¿Por qué las lavadoras de aquí tienen el eje de giro paralelo al suelo, necesitando esos enormes contrapesos y terminando siempre descompensándose y “andando” por las cocinas y los lavaderos? ¿por qué las lavadoras de Estados Unidos tienen el eje de giro perpendicular al suelo, evitando cualquier descompensación y no necesitando pesados contrapesos?

Rodamientos en la cortina de ducha.
Ej. 8: La cortina de la ducha tiene rodamientos..
Esto creo que esto ya es más frecuente en Europa pero no deja de ser curioso.


(2011-08-16) Añado unas nuevas fotos de las bañeras de una pieza.
Imagen frontal de la bañera.

Imagen trasera de la bañera.
Y lo que es muy práctico, pero no tengo fotos propias, es la forma de construir la bañera o la ducha. La bañera no incluye sólo la bañera en sí, sino las tres paredes que la rodean. De ese modo, cuando se coloca en la casa es una única pieza hermética, con sólo las aberturas necesarias para los grifos y el desagüe. Así es más limpia y no hay problemas con los azulejos y las grietas que siempre acaban apareciendo al caerse la masilla. (Foto externa 1, Foto externa 2, Foto externa 3.)

Además de todo esto podríamos hablar del triturador de las cocinas, del diferente sistema de control de las zonas azules de las ciudades, de la aspiradora centralizada, de la anchura de las aceras, de las calles y de las autopistas. Todo cosas sencillas que por alguna razón aquí no se hacen igual.

Y junto con todas esas pequeñas cosas, una sensación general de confianza y de que sabes que las cosas van a funcionar. De que si alguien te dice que tus maletas van a llegar en 2 horas van a llegar en dos horas, de que si tienes una reserva de coche de gama media y no quedan, simplemente te van a dar uno superior sin ningún tipo de reparos ni coste adicional, de que si nieva los quitanieves van a limpiar la carretera.

Ojalá con el tiempo esa sensación siga igual allí y no se convierta en la desconfianza actual que tengo en España cada vez que hago una reclamación, cada vez que voy a una administración, cada vez que pido una información.

Continue reading

Entrevista al investigador D. Enrique Cerdá

Por fin cuelgo aquí una entrevista de unos 40 minutos que merece la pena ver.

Los primeros 10 minutos pueden ser algo pesados o decepcionantes pero, a partir de ahí, no hace más que mejorar y mejorar.

La entrevista termina siendo una de las más dinámicas que he visto. Salvando las distancias, en algún momento me recuerda a la que hace años hizo Jesulín de Ubrique en el programa Las mil y una noches de la cadena Canal Sur. Claro que en aquella el presentador (Joaquín Petit) supo apreciar lo que había.

En esta, poco antes de la entrevista, el presentador-periodista pasó un par de días con D. Enrique Cerdá para conocerlo mejor y saber sus opiniones. Por lo que luego no debería haber acabado el programa tan sorprendido…

Dejando a un lado las opiniones personales sobre cultivos transgénicos y sobre cultivos ecológicos, aseguro que hay al menos dos momentos pletóricos del programa que todo el mundo va a reconocer.

Que lo disfruten.

PD: para descargar el video:
https://docs.google.com/leaf?id=0Bxdp9PkcPA7oOTE4Njk3ODUtOWVmOC00NDRmLWFiNzMtYjA5MGY5ZjhjNjZm&hl=en

Continue reading