Donde las cosas funcionan. 01.

Bandera americana

Este año he vuelto a viajar a los Estados Unidos de América (U.S.A).

Y el país, como era de esperar, no nos ha defraudado; sino todo lo contrario, nos ha vuelto a conquistar.

Hemos vuelto a ver asombrados como es un país donde las cosas funcionan.
No importa si llueve o nieva, uno puede confiar en que las cosas van a funcionar y que la gente va a hacer su trabajo.

Y es que, si hay algo que enamora sin remedio de ese país es el sentido de responsabilidad de la gente por hacer bien su trabajo.
Cómo las construcciones, públicas o privadas, no están hechas para salir del paso, sino hechas para durar.
Cómo la gente cuida las cosas y las ciudades están limpias.
Cómo cuando un político no está a la altura da la cara, lo reconoce y dice que va a hacerlo mejor.
– “We didn’t do the job you expected,”
– “I’d like the city to come out and do what they’re supposed to do, stop putting the blame on other people and just get out here and do it,”

No recuerdo nunca a ningún político español reconociendo haber hecho algo algo mal. Aquí siempre lo han hecho lo mejor y lo habitual es que además busquen siempre un ejemplo de alguien que lo ha hecho todavía peor para quedar ellos bien.

Y detrás de que las cosas funcionen, lo siguiente que uno le cautiva es el saber vivir bien.
Cómo la vida allí se plantea para que sea cómoda y agradable.

Pequeños detalles que uno no entiende porqué no están extendidos aquí.
¿Por qué allí los coches son automáticos desde hace años y aquí todavía es algo de clase alta?
¿Por qué allí las casas se hacen en medio de los bosques y no talan el bosque para hacer las casas?
¿Por qué tienen tanta comida semipreparada de una calidad y con control mayores que los nuestros?

En muchos casos la respuesta está asociada a que la densidad de población es mucho menor que la de otros países europeos pero, en muchos otros casos, la respuesta no se debe ni más ni menos a que la gente tiene un sentido práctico de la vida y a que exige que las cosas se hagan bien.

El país no es perfecto, ninguno lo es. Tiene defectos por todos conocidos (y normalmente exagerados) pero, en los United States of America, detrás de los tópicos y del simple turismo, existe mucho más por descubrir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *