La fiesta del colegio.

Hace unos meses contaba como al estar una tarde esperando en la facultad, me sentía viejo. Me identificaba con un chaval que iba en bici, o con aquel grupo que había comprado las cosas para hacer la cena improvisada en casa de su amigo el del piso de estudiantes. O con los que se habían tangado las últimas clases del jueves y andaban por el cesped.

Me identificaba, pero no era ninguno de ellos. Y es que los años no pasan en balde. En momentos como ese es cuando uno puede alegrarse de lo vivido y pensar en “que me quiten lo bailao”, en momentos como ese es cuando uno se alegra de aprovechar el tiempo aunque eso suponga acabar reventao o no rendir siempre como debe… aunque algunos días me sienta incapaz de seguir así (y en el siguiente post veréis por qué).

Pero todo esto venía por una fiesta. La fiesta de mi colegio, bueno uno de ellos, el de BUP (cuando existía eso, claro, porque ahora ya estoy como mis padres cuando hablaban con sus amigos del bachiller, la preu y esas cosas de viejos…).

Resulta que yo vivo todavía al lado de mi colegio. Veo el patio desde la ventana y ahora hace ya diez!! años que salí de allí. Diez años en los que he seguido viendo año tras año a los mismos profesores conocidos que seguían dando clases. Dos años viendo como algunos de mis compañeros de curso se incorporaban a la plantilla del centro diez años después de abandonarlo. Diez años viendo como cambiaban los estilos de música y los playbacks de la fiesta. Diez años viendo las distintas modas de los niños y como pasaron de ser “normales” a llevar móvil, y escuchar esa música que alguna que otra vez soñé con destrozar con un bazoka. Diez años, eso sí, viendo como los chicos y chicas esperaban ese día con ansiedad y era especial para ellos y tenían grandes esperanzas en contactar con tal o cual individuo del sexo contrario…

Y esa es la cosa, que estoy aquí en mi casa tranquilito y es imposible descansar. ¿Cómo va uno a desconectar de semejantes recuerdos con tal murmullo tentándote constantemente? Si en la facultad me sentí viejo, estaba equivocado… ahora me siento viejo.

Pero tranquilos siempre quedará la parte postiva: cuando hay tanto por recordar será porque hay tanto vivido no?

Vi. 20 Mayo 2005

9 Replies to “La fiesta del colegio.”

  1. Dario que te has pasado con los años!!! veinte años??? pero tu cuantos años tienes miarma? yo creía que los mismos que yo! pero no hace veinte años que deje el instituto! ni siquiera el colegio!! no me hagas más vieja de lo que soy!!!
    Aparte de la puntualización, estoy de acuerdo contigo los años pasan y crees que no cambias pero si lo haces. Te das cuenta cuando miras a otros chavales mientras salen del instituto o incluso de la facultad!! Pero no por eso hay que sentirse viejo! es que no tiene nada que ver, espíritu joven siempre, y con ganas de no desaprovechar el tiempo siempre, como tu bien dices!
    Saludos

  2. Tienes razón Lili me pasé un poco en la cuenta…
    Ya he cambiado todos los “veinte años” por “diez años” 🙂

    (Sepan todos que su comentario tenía sentido)

  3. 🙂 verás que tampoco pasa nada en verdad lo de los años era un poco en broma! diez años veinte años que mas da, de todas maneras son muchos años ;( Besitos 🙂

  4. Vaya! mi perspectiva es otra.
    Hace unos meses pasé por Reina Mercedes (que buenos tiempos!) y para mi sorpresa vi que el espacio universitario estaba plagado de niños de unos 10 o 12 años.
    Pensé que era uno de estos días de visita escolar “conoce tu universidad” o algo así.
    Cuando volví a ir semanas después ya empecé a sospechar que algo no iba bien. Los niños seguían ahí!

    Conclusión: CONSPIRACIÓN. Introducen a niños en la universidad para hacernos parecer más viejoS.
    (que truco más ruín! pero yo no caí, jejejeej)

  5. Si los años pasan, por todos aunque no nos demos cuenta. hace 13 años saliamos del colegio y ahora vamos a recoger a nuestros sobrinos, o lo que es peor aún, a dar clases a esos energúmenos. A veces te los comerias y otras los matarias, como hacian con nosotros, pero se les coge cariño. QUE PASARIA SI NO EXISTIESE LA LABOR DEL DOCENTE? no se enseñarian valores ni hábitos, porque ahora todo lo quieren dejar caer en el docente y eso no puede ser. Antes los niños jugabamos en la calle, ahora imposible, si no quieres que te atropelle un coche.
    MUY INTERESANTE LA BITACORA.

  6. la verdad es que no entiendo porqué tienes tan irraigado ya el chip de “me siento viejo, estoy mayor”, joer, con 29 años. Con eso indirectamente nos llamas viejos a los demás también. Vale que llos años no pasan en balde, pero tio, que eres muy jóven todavia para mirar hacia atrás con nostalgia, digo yo. Mira el padre de Julio Iglesias, echo un chaval…

    Te hace falta salir más y trabajar menos…

  7. Jajaja, bueno Laura para resolver tu duda te diré que lo llevo muy bien. Pero que la manía mía de autollamarme viejo es porque eso encaja bastante con lo de darle bastantes vueltas a las cosas, con lo de ser poco animado y traquilo y con lo de sentirme como el que ha vivido mucho. En resumen nada malo.

    Por edad soy perfectamente consciente de que ahora mismo estoy en una época estupenda de mi vida igual que hace unos años e igual que dentro de unos años. Así que no te me sientas afectada 😉

  8. Bueno, vale, ya se que te encanta regodearte en la nostalgia, pero eso no quita que a mi me resulte chocante. Lo de darle muchas vueltas a las cosas creo que es genérico a todos los acuarios porque a mi me pasa también.

  9. No os conozco, pero tampoco os ponganis tan nostálgicos, la vida pasa y ya está. Toda edad tiene su punto y su morbo, de pequeños hacemos cosas que nos gustaria hacer de mayores, y de a veces a los mayores nos gustaría hacer cosas de pequeños. Pero sinceramente me gusta más la vida de mayor porque las normas las pone uno mismo en su vida sin tener que obeceder a los mayores. un besitos a todos. jajaja

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *