Trabajar duro…

Muchas veces veo en las entrevistas a los altos ejecutivos y hombres de negocios, o incluso a los políticos, como hablan de los duro que trabajan para conseguir lo que son. Cómo trabajan doce y catorce horas cada día y como eso es una barbaridad.

Pero sinceramente yo creo que ellos cuentan mal. Yo creo que ellos hablan del tiempo que trabajan desde que salen de su casa hasta que vuelven por la noche. Incluyendo por tanto las horas de comidas y desplazamientos. Yo no, yo cuento las horas que hago algo de verdad sin tránsitos, ni desayunos ni comidas y aún así me sale una pequeña barbaridad.

Desde el 18 de Abril hasta el sábado 14 de Mayo he trabajado 66 horas extraodinarias. 66 horas que son equiparables a 8 jornadas normales de trabajo de 8 horas cada una. Más de una semana “extra” en un solo mes. Eso creo que está muy bien, y no me pesa porque (en estos casos yo no tengo abuela) y sé que mi capacidad de trabajo es enorme.

Pero es que además se da la circunstancia de que yo no solo trabajo mis ocho horas diarias. Realmente yo trabajo de 8 a 3 de la tarde y luego voy a un máster de 6 a 10 de la noche, de lunes aviernes. Lo cual hace que los días normales no bajen de las diez horas y media si quitamos media del desayuno/descanso. Suménle a eso el desplazamiento y la comida y no quiten el desayuno y luego me cuentan cuanto sale.
Y cuando hayan terminado añadimos en este mes las horitas extra que, claro, han salido de los fines de semana, cuatro en total, trabajando uno o los dos días hasta la noche. Y de los días que por lo que sea he tenido la tarde “libre” y la he dedicado a trabajar. Como decía mi madre un lunes (con no poca gracia por cierto) -menos mal que hoy es lunes y podrás descansar algo…- después de haber estado todo el fin de semana encerrado en la oficina.

Llevando ese ritmo de vida cada cosa ociosa es cansancio, cada salida nocturna se siente, de nadar de tres y media a cinco y comer a las cinco y cuarto como hacía antes ni hablamos. Y de mudarse de casa menos…

Menos mal que ya todo a vuelto a la normalidad del trabajador “normal” y ahora puedo volver a escribir por aquí y hacer otras cosas. Encualquier caso no me pesa, en serio, me siento muy contento con lo realizado, debe ser una especie de adicción. Pero eso sí no me toquen los mismísimos señores ejecutivos contando lo que trabajan ustedes porque dudo que tengan idea realmente de lo que eso significa. Si quieren justificarse lo que les pagan búsquense otra excusa por favor, no ofendan al trabajador español y no se les ocurra compararlo con los extrajeros (ya sean americanos, ingleses o alemanes)… les aseguro que saldrán perdiendo.

5 Replies to “Trabajar duro…”

  1. Desde luego pone los pelos de punta tu cómputo de horas trabajadas en el último mes, además me resulta muy familiar, aunque no me puedo comparar con vosotros de momento.

    De todas formas ya puedes empezar a verlo desde lejos, volver a tener vida propia e incluso recuperar horas perdidas de ocio y de descanso.

  2. Me identifico con el sentimiento ese de contento al final de todo gran esfuerzo. Como si no pesara, todo lo contrario, te hace flotar.
    Porque después de haber trabajado tanto, oye, qué menos que salir gordo de vanidad. Es una recompensa. Desde luego es todo un logro haber trabajado tantísimas horas, no se cómo habéis podido, mi admiración y mis condolencias.

  3. Realmente no es tan grave como parece.

    Además vale la pena recordar que no he sido solo yo. Por allí estaban, o han estado, en situación similar: Manolo, Goyi, Miguel, Jorge, Laura, Antonio…
    Por eso me refería en el texto al “trabajador español”.

  4. Estoy contigo aunque con algun pequeño matiz que otro.

    Pienso que esos altos ejecutivos, hombres de negocios, políticos… si que trabajan, algunos muy duro.

    Pero los que realmente levantan el país, lo que realmente hacen que las cosas funcionen somos nosotros. Esos trabajadores anonimos que nos dejamos la piel en el dia a dia, simplemente porque nos gusta lo que hacemos.

    Trabajar, todo el mundo sabe lo que es trabajar. Pero ser utiles y eficazes solo somos algunos los que lo sabemos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *