Si yo fuera alcalde: cerraría Isla Mágica.

Sí, así de claro. Miles de votos que acabaría de perder, después de decir esto en público, y cientos de votos que acabaría de ganar… de personas razonables.

¿Qué eso de mantener abierto un sitio que da pérdidas año tras año?. Que se mantiene gracias a la aportación y créditos de administración y “cajas de ahorro” y, en definitiva, de nuestro dinero y contribuciones. ¿Qué eso de mantener un lugar de ocio que no será nunca un atractivo de la ciudad? si no, a lo sumo, un complemento.

¿Es que de verdad alguien se cree que a los sevillanos nos beneficia tener ahí ese lugar de recreo estival? Si de verdad quieren venderlo así que hagan un parque acuático, o mejor que inviertan en el que ya existe, y lo orienten al uso de la ciudadanía. No del turismo, que seguro que tiene cosas mejores que hacer y que ver cuando viene aquí. Y si no las tiene es porque hay algún inepto trabajando en el área de turismo y patrimonio.

Desde luego cada uno que opine lo que quiera (eso es lo que hago yo aquí). Pero es que escuchar que se mantiene abierto un parque temático con la excusa de que da puestos de trabajo y atracción turística me hierve la sangre. ¿O sea que yo le estoy pagando el puesto de trabajo a todos esos de forma encubierta? ¡joder!. Si hay que usar el dinero público en ayudas al empleo, se usa. Y lo que sobre se gasta en cosas más prácticas que mantener el caprichoy cabezonería de aquellos que se equivocaron y no quieren reconocerlo. Cuando se corta una mayonesa, se le echa otro huevo y, si no se arregla, se tira; aunque sea una mayonesa gigante.

La proxima vez le tocará al “Estadio Olímpico”, otra prenda y lucimiento tela de barata. Menos mal que para este hay solución…

Algunos enlaces sobre el tema:

http://www.expansionyempleo.com/edicion/noticia/0,2458,452269,00.html

http://www.el-mundo.es/nuevaeconomia/2004/211/1078154613.html

http://www.galeon.com/juliodominguez/2004b/cuenta.html

One Reply to “Si yo fuera alcalde: cerraría Isla Mágica.”

  1. Tienes razón, Sevilla es que parece a veces que funciona a golpe de impulsos, lo del estadio olímpico por ejemplo no lo entiendo. Cuando me dijeron la deuda que tiene contraida la ciudad para pagarlo y lo que cuesta su mantenimiento al año, me quedé de piedra.

    Lo de Isla Mágica es lo mismo, un quiero y no puedo más, habría que replatearse las cosas o cerrarlo. Era una idea muy buena, pero el estudio de viabilidad o lo que sea ha fallado por algún lado. Qué se le va a hacer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *