De las virtudes del tiempo (beta 1).

El tiempo siempre pasa, no se puede detener. Físicamente puede pasar más deprisa o más despacio según las circunstancias pero jamás se detiene. Y esa es su gran ventaja y su gran inconveniente.

Uno a veces necesita tiempo para hacer algo y no lo tiene, ve como poco a poco se le escapa de la de las manos, agoniza el plazo dado y uno se estresa, que putada eh!!? ¿Qué hago ahora? ¿Cómo lo soluciono? si tuviera unos días más, unas horas más, unos minutos más o incluso unos segundos más… pero no los tiene. En esos momentos es cuando uno solo ve la desventaja de que el tiempo no se pare y se lamenta de que no se detenga. Grave error…

Lo mejor del tiempo es que nunca nunca deja de pasar y eso es lo que permite que todos los momentos pasen. Todos, sin excepción. Esto que parece algo sin importancia se convierte en algo muy relevante cuando también se conoce una ley humana universal que dice: “Con el paso del tiempo nada es nunca tan importante como nos parece en un momento dado”. O, en su forma resumida: “Nada es nunca tan importante como parece”. Nada, ni las muertes, ni los problemas, ni los trabajos, ni las riñas, ni la soledad, nada.

Es decir, que gracias a que el tiempo nunca se detiene todo aquello que para los humanos es desagradable, muy grave o muy importante tarde o temprano dejará de serlo. Podremos recordarlo con tranquilidad, alegría o incluso olvidarlo. Y sin embargo el tiempo afectará mucho menos al recuerdo de nuestras cosas positivas. (Ese es otro tema que merece ser ampliado en el futuro).

Ahora ya pueden ustedes juzgar si compensa o no que el tiempo no se pare. Pero decidan lo que decidan recuerden que realamente su opinión no importa porque eso es lo que hay.

4 Replies to “De las virtudes del tiempo (beta 1).”

  1. Por más que leo el artículo, no capto cual es la virtud de que el tiempo pase. Al igual que las tristezas y las preocupaciones, los buenos momentos pasan, aquellos en los que has vivido con más intensidad solo serán un leve recuerdo. Resignarse si, que remedio como tú bien dices, pero de ahí a verle la ventaja…Tengo que reconocer que a algunos nos gusta mucho vivir en el pasado y aferrarse al “cualquier tiempo pasado fue mejor”, pero bueno. Cuando eres más jóven el tiempo parece una eternidad, todo lo que esperas parece que no va a llegar nunca, en cambio de adulto, el tiempo se nos escapa, no nos alcanza para hacer todo. Que curioso…

  2. Está bien esto de que cada uno vea las cosas de distinta manera. Pero quizá voy a tener que dejar de ser vago y explayarme un poco más, ya que últimamente parece que soy menos convincente que antes 😉 jajaja

    No sé si no lo dejé claro. Pero, insisto, para que cobre relevancia y sea una ventaja el hecho de que el tiempo no se detenga hay que tener muy claro que normalmente sobredimensionamos las cosas negativas e infravaloramos las cosas positivas. Y es el paso del tiempo el que pone todo en su sitio de manera que podamos relajarnos y apreciar las cosas buenas que antes no veíamos.

    Es cierto que los momentos buenos también pasan, pero el problema es que mientras estamos en ellos no los valoramos lo suficiente. Laura, como tu misma dices “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Cuando lo dices es porque solo a posteriori te has dado cuenta, ¿no?

    (Esto se pone interesante…)

  3. ¿es una ventaja ver las cosas desde lejos y desde fuera para darle la importancia que merecieron? Lo importante es vivir las cosas intensamente mientras pasan, por lo que sigo sin verle ventaja alguna. Es un tema complicao para ponernos de acuerdo, lo reconozco.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *