Domingo, 27 de marzo del 2016

Hola de nuevo... casi tres años después!! de la última entrada en este blog.

Es más que probable que todavía siga mucho tiempo sin poder dedicarle demasiado tiempo a esta web (todavía es momento de otras cosas en mi vida personal) pero también es cierto que hay un par de ideas "recientes" que creo que merece la pena incluir aquí para, poco a poco, volver a darle vida a este sitio :-)

Una de las ideas es una simple reflexión sobre la "utopía".

Real Academia Española: http://dle.rae.es/?id=bCnqw2G

Para mi, que soy de mentalidad práctica, las utopías siempre han sido una pérdida de tiempo porque eran imposibles de alcanzar.

Sin embargo, hace unos días, alguien me comento que, en el avance hacia las cosas imposibles, también se consiguen cosas reales y que, por tanto, perseguir una utopía es también una forma práctica de avanzar.

Nunca lo había visto así, pero para eso es bueno tener otros puntos de vista :-)



La otra idea que quería comentar es la del optimismo como forma de vida.

El fijarse en las cosas positivas y no en las negativas.

Eso es algo que ya he comentado más veces aquí, por ejemplo en esta entrada (que veo ahora al releerla que es de hace más de 10 años!!): Felicidad, libertad y muerte.

O en esta otra: De como valorar las cosas y querer lo que uno tiene.

Pero vuelvo a retomarla ahora porque alguien cercano me puso hace poco un vídeo de un señor que describe bastante bien esa filosofía de vida.

Este señor es Victor küppers, un desconocido para mi hasta hace unos meses.

Yo soy firme detractor de las charlas de motivación y autoayuda, creo que la motivación y el optimismo están en uno mismo no en charlas de otros, pero reconozco que el estilo de este señor me gusta.

Así que aquí os dejo el vídeo con la charla. creo que merece la pena verlo.

Saludos a todos!

https://youtu.be/nWecIwtN2ho




P.D.: gracias "utopia", gracias "porque sí", gracias "naeske".

P.D.: diría que Víctor se escribe con acento en castellano pero el nombre de Victor Küpper no lo lleva.
http://www.kuppers.com/victor_kuppers.html


If you are not moving forward, you are moving backward

Jueves, 30 de mayo del 2013


If you are not moving forward, you are moving backward.

Dada la falta de tiempo para añadir contenidos propios, voy a recurrir a la creatividad de otros con un par de artículos, en inglés, que merece la pena leer.

Están enfocados a la vida laboral y empresarial pero, no nos engañemos, se pueden aplicar a todo. En especial, a la propia vida.

Se resumen en estas dos ideas:

“If you are not moving forward, you are moving backward.”

http://www.businessinsider.com/amazing-career-advice-for-college-grads-from-linkedins-billionaire-founder-2013-5?op=1

Eso mismo me recuerda mucho a lo que decía una de las protagonistas de la serie Vientos de Agua en uno de los últimos capítulos. Ante la adversidad, le comentaba algo así a un amigo "¿Me viste triste alguna vez? Yo siempre estuve alegre. Avanti, tuti avanti, siempre, y así es como vamos a seguir ahora."
http://www.imdb.com/title/tt0459724/


Y la segunda idea, que también se aprende con el tiempo pero que no está mal recordar, y aplicar también a la vida cotidiana y no sólo a la laboral.

“Five frogs are sitting on a log. Four decide to jump off. How many are left? Five, because deciding is different than doing.”

http://www.linkedin.com/today/post/article/20130520005409-36052017-are-you-making-this-mistake-at-the-end-of-your-meetings

En tiempos de modems e impresoras de papel punteado...

Domingo, 6 de enero del 2013

Google Legacy Simulator

Me envía mi padre un enlace a una web con un simulador de google funcionando como en los años 80, con su sonido de modem y su interfaz de texto negra y blanca.
http://www.masswerk.at/googleBBS/

Para los que ya tenemos una edad, da gusto escuchar ese sonido que tan buenos ratos nos ha hecho pasar.

Ese sonido de cintas de casete donde, antes de la grabación de cada programa, se grababa la voz de uno mismo indicando que se iba a grabar.

Ese sonido del modem llamando a la línea telefónica para usar un arcaico navegador MOSAIC con gopher o el desaparecido Netscape Navigator.

Todavía recuerdo que hace sólo dos o tres años le presté a un amigo (que se quedó sin ADSL) un modem que yo todavía tengo guardado y lo estuvo usando.

También me envía mi padre este otro enlace de un simulador de google funcionando con tarjetas perforadas (pulsad Intro una vez introducido el texto en la tarjeta).
http://www.masswerk.at/google60/

En este caso, para los que todavía no somos tan mayores, no da tanta emoción el uso de tarjetas perforadas como ver esa simulación de la impresora con el papel punteado. ¡Cuántos trabajos impresos en ese papel he entregado yo en el colegio!
Nestacape Logo

Todo un disfrute para los amantes de lo "Legacy".

Saludos.

La incertidumbre en el determinismo.

Domingo, 31 de julio del 2011


(De la wikipedia: http://en.wikipedia.org/wiki/Chaos_theory. A plot of the Lorenz attractor for values r = 28, σ = 10, b = 8/3.)


A raíz del comentario realizado por Liliana en el artículo Lbertad, ética y determinismo incluyo esta explicación pendiente sobre porqué se puede vivir sin pesar una vida determinada.

La explicación ya la apuntaba Jesús en su comentario sobre ese artículo:
"si todo está ya escrito, ¿qué sentido tiene la vida?" Yo te explico cuál es el sentido que yo le veo: que ninguno de nosotros sabemos qué es lo que va a pasar


Y todo se lo debemos a la Indeterminación y al Caos.

Gracias al principio de incertidumbre de Heisenberg sabemos que siembre va a existir una indeterminación en las mediciones que realizamos, y asumir esto significa que nunca vamos a conocer con exactitud el punto de partida de ningún sistema.

Así mismo, gracias a la teoría del caos sabemos que es imposible predecir el comportamiento de un sistema complejo cuando no se conocen exactamente sus condiciones de partida.

Por tanto, asumiendo la veracidad de estas dos premisas, sabemos que nunca, nunca, nunca, por mucho que avance la ciencia ni la tecnología, vamos a poder predecir el comportamiento de los sistemas complejos, porque nunca vamos a conocer con exactitud su punto de partida.

Y eso significa que nunca, nunca, nunca, vamos a poder predecir "el futuro". O al menos que no lo vamos a poder predecir con una certeza tal que nos haga sentir incómodos.

Con el tiempo y con las mejoras en la precisión de las medidas, llegaremos a tener una gran exactitud en las mediciones de la física clásica, posiblemente, con el tiempo, lleguemos a poder predecir el comportamiento del clima con muy poco error.

Pero, en lo que atañe a las cuestiones cuánticas y al comportamiento de las moléculas, difícilmente podremos mejorar mucho. Ya a día de hoy se trabaja con probabilidades de estado de las moléculas y no con mediciones. ¡Y esto, esto, es magnífico!

Esto es lo que nos permite tener la tranquilidad de que nuestros pensamientos, pensamientos que son producidos por reacciones moleculares e interacciones eléctricas neuronales, nunca van a poder ser predecidos con exactitud.

Eso es lo que nos permite vivir con el determinismo: la certeza de que todo está determinado pero es imposible predecirlo.

En la práctica, si algo no se puede predecir, no importa que esté determinado.

Así que no nos queda más remedio que vivir con la tranquilidad de que es como si nada estuviera determinado.


Un ejemplo aclaratorio: el juego de la ruleta.

Una ruleta aislada del exterior y con un tamaño suficiente se convierte en un sistema simple de física clásica.
Simple porque al estar aislado (por ejemplo por una campana que evite vientos y vibraciones) no se puede ver afectado por interferencias complejas que lo conviertan en un sistema caótico.
Basado en física clásica porque a partir de que la bola tenga milímetros o centímetros no se va a ver afectada por las reglas de la física cuántica.

Por tanto, con la dedicación y recursos suficientes (no muchos), no me cabe duda de que se podría obtener una ruleta predecible con absoluta certeza.
Es decir una ruleta donde, desde el momento en que se tira la bola, pudiéramos predecir con absoluta certeza en que número va a terminar cuando la ruleta esté parada.

No creo que se necesitase más que una buena cámara de precisión para tener una imagen inicial del lanzamiento y unos buenos medidores láser que indicaran la velocidad, dirección y sentido de la bola, así como su rotación y la rotación de la ruleta. Y que esa información se introdujera en un sistema informático preparado (con el resto de datos fijos: medidas, materiales, índices de rozamientos, etc.) para que en unos segundos tuviéramos el número premiado, mucho antes de que la ruleta se parase.

Obviamente a ningún casino le interesa esto, por eso ni las ruletas están aisladas ni se permite hacer mediciones.

Pero, si asumimos que existe una ruleta así y qué podemos predecir donde va a caer la bola ¿quién iba a apostar al número perdedor? ¿o qué mérito tendría hacerlo al número ganador? En este caso el determinismo sería una pesada losa difícil de llevar.

Pero desde el momento que no se puede predecir dónde va a terminar la bola, todo cambia. Todos deben jugar su juego como si el final de la bola no estuviera determinado. Y de hecho así se hace en todos los casinos del mundo (exceptuando los trucados).

Y por esta misma razón, desde el momento en que contamos en nuestro universo con la incertidumbre y el caos, desde el momento en que la ruleta de nuestra vida no se puede predecir, no queda más remedio que vivirla (jugarla) con la alegría de que nada está definido.

Al principio nos puede generar cierta incomodidad saber que no es cierto, que todo está determinado. Pero en cuanto se entiende que, en la práctica, la determinación no predecible es exactamente igual que la indeterminación, podremos dormir mucho más tranquilos.


Es muy posible que, con el tiempo, gracias a las mejoras en las mediciones de las zonas activas del cerebro, se pueda llegar a predecir con algunos segundos de antelación si una persona está pensando en besar a otra o si una persona está pensando en matar a otra. Pero me atrevería a afirmar que no pasará de ahí. Nunca llegará a existir una predicción fiable de lo que realmente terminará haciendo esa persona respecto de lo que se estaba planteando. Nunca se podrá llegar a predecir si el beso o el crimen se iban a llegar a producir, habrá que seguir esperando a que el hecho se consume y nuestra "libertad" seguirá intacta.

Pero no nos entusiasmemos, con el tiempo, cuando todos llevemos sensores cerebrales integrados que emitan de forma pública nuestras mediciones cerebrales en tiempo real (y el móvil sea algo muy del pasado), entonces, en esa época, nunca nadie llegará a poder predecir nuestros actos pero sí que sabrán en cada momento sobre qué estamos pensando (sexo, matemáticas, cariño, odio, colonias o libros). Y no duden que eso será usado para intentar vendernos algo concreto.

Será la siguiente etapa comercial, una vez que se supere el simple comercio personalizado por detección de la retina que se muestra magníficamente en la película Minority Report (basado en el mismo libro de Philip K. Dick).

Saludos a todos. Que otra cosa podría decir sino aquello que estaba determinado.


Nota: La RAE no admite la palabra "predecido", sólo admite la forma "predicho". No obstante creo que en este texto la palabra "predecidos" expresa mejor lo que pienso.



Una vida en 200 Teras...

Miércoles, 13 de octubre del 2010




El otro día estaba comentando con los compañeros de trabajo como han pasado los años...

Como entre dos archivos con dos frases diferentes "sólo" había un diferencia de 25K (Kilobytes) ahora despreciables, y como sin embargo, hace pocos años, había un ordenador que se jactaba de tener 48k de memoria...

A partir de ahí comenté que, hacía poco, había escuchado a alguien decir que en un futuro cercano se podría grabar la vida completa de una persona en formato digital.

No sé como, pero en menos de cinco minutos hicimos una cuenta aproximada.

Un capítulo de una serie de televisión de 50 minutos, en una calidad aceptable aunque lejos del HD, ocupa unos 350 megas. (Calidad de 620x350 px.)

Redondeando un poco podemos dejarlo en 400 megas la hora.

1 día son 24 horas.
1 año son 365 días-> 365x24=8.760 horas (en un año).
85 años son -> 85x8.760=744.600 horas (en 85 años).
744.600x400=297.840.000 Megabytes (en 85 años).

Esta cantidad, 297 millones, parece grande; pero si empezamos a hacer conversiones, no lo es tanto.

297.840.000 MB (Megabytes) no son más que 284 Teras (Terabytes).

Es decir, a día de hoy, ¡YA! se podría grabar la vida completa de una persona en algo más de 100 discos duros (de 2 Teras cada uno).

Eso significa que, con una calidad digital aceptable, todo lo que vea esa persona, incluso contando las horas de sueño, todo, posiblemente más de lo esa persona pueda nunca recordar, sólo llenaría un disco duro cada 6 meses.

Hacer ese pequeño cálculo nos hizo darnos cuenta de la absurda carrera que hay hoy día con las cámaras de fotos. Nuestros hijos no sacarán fotos, sacarán extractos puntuales de una vida que van grabado entera... por menos de 200 euros año.

Eso me hace sentirme insignificante, ¡en qué poco sitio cabe lo que veo!

Y lo que es más, ni en una vida muy larga, nos acercamos al millón de horas de vida.

Cada minuto cuenta amigo, aprovéchalo.


Dedicación especial a arapajoe y a Juan.

Un saludo.


PD: sé que 284 está más cerca de 300 que de 200 pero tengamos en cuenta que las tecnologías de comprensión también avanzan y que 85 años no es una esperanza de vida común. Eso, al final nos deja más cerca de 200.

PD: el cálculo de Megabytes a Terabytes varía algo dependiendo de que se divida por 1.024 y por 1024 (1.048.576) o directamente por 1.000.000. (http://es.wikipedia.org/wiki/Megabyte)