Sábado, 21 de septiembre del 2013


Adrián fingiendo

La verdad es que mi hijo me ha ido sorprendiendo desde que nació, supongo que como a cualquier otro padre primerizo.

Me ha ido demostrando como muchas cosas vienen heredadas, y no aprendidas, aunque sean gestos o posturas que serían más propias de la adquisición por imitación que de la determinación genética. Y me ha enseñado cómo, en pocos meses, se pasa de gatear a andar, o a trepar o a subir escaleras.

Pero, si hay un cambio que he notado drásticamente, ha sido el del año y medio.

Desde inicios del verano, con 15 ó 16 meses, ya vimos que empezaba a llorar de mentira. Lo hacía de una forma bastante simpática y burda; fácil de distinguir, mirándote para ver si le echabas cuenta o tapándose sólo un ojo para poder mirar con el otro...

Más o memos por esa misma época ya reconocía perfectamente todas sus palabras básicas (no, mío, dame, toma, papá, mamá, agua, déjame, vamos, cuco, ahí, etc.) y era capaz de entender frases sencillas con esas palabras. Por ejemplo "dame eso" señalando algo y te lo daba.

Pero ha sido ahora en Septiembre, con 18 meses, cuando hemos visto dos cambios muy importantes.

Por un lado, que su lloro de mentira ha mejorado mucho; tanto que ahora (a veces) sí que no sé si es de verdad o de mentira. Y, por otro lado, que ya entiende frases complejas perfectamente y por tanto entiende prácticamente todo lo que hablamos (aunque él todavía sólo sepa entender y no crear esas frases complejas). Por ejemplo, puedes decirle desde la puerta de la entrada "Adrián coge la pelota si quieres llevarla a la calle" y él va y busca la pelota en otra habitación y se la trae.

Y, junto con esos dos cambios, he detectado una habilidad nueva: capacidad de planificación futura.

Es cierto que esa capacidad de planificación futura debe estar relacionada con la comprensión de frases complejas porque muchas de ellas implican acciones posteriores pero, en cualquier caso, a mi me ha resultado sorprendente.

Cuento a continuación los hechos sucedidos esta semana, donde se ven reflejadas las tres cosas.

Desde hace unos días, a la innata cabezonería de mi hijo ("personalidad de propósito muy firme" según su abuela...) se ha unido la rebeldía física. Eso ha implicado que ciertas cosas hayan pasado a ser realmente complicadas.

Por ejemplo, cambiar un pañal cuando el niño no quiere (cabezonería) y no se deja (resistencia física) se hace casi imposible sin hacerle daño.

Las alternativas son:

Opción 1: Realizar la tarea (poner el pañal o la que sea) por la fuerza.
Sinceramente, lo he conseguido dos ves y para ello he tenido que sujetar el cuerpo del niño con una pierna mientras le ponía el pañal con las dos manos...
Eso aparte de violento para mí, y para él, es arriesgado porque, si te equivocas midiendo tus fuerzas, le puedes hacer daño. (Ya que el emplea su resistencia física sin ningún tipo de control y yo no soy especialista en sujetar niños con la pierna...)

Opción 2: Darle al niño un cachete en el trasero para que se esté quieto.
Sinceramente, no lo he probado y no creo que funcione. Primero porque no creo que entienda lo que implica ese azote y segundo porque cuando está en ese estado de resistencia le da tan igual todo que posiblemente lo único que consiga sea que él haga más fuerza y que llore más todavía.

Opción 3: Paciencia, pero paciencia activa.
¿Qué significa esto? significa que hay que esperar a que el niño, nuestro hijo, entre en razón propiciando el ambiente para ello.
Cuando hace unos días empleamos este método por primera vez ni siquiera yo estaba totalmente convencido de que el niño realmente pudiera entender la situación y que, por tanto, funcionase el sistema. Tenía indicios que me animaban a pensar que estaba en lo cierto pero no tuve certeza hasta que lo vi.

Una tarde el niño tenía puesto el pañal pero no quería ponerse el pijama y empezamos la técnica de paciencia activa. Lo dejamos tranquilamente en el suelo. Le explicamos que tenía que ponerse el pijama si quería cenar y ver sus dibujos favoritos, y dejamos de echarle cuenta.

Empezó a llorar (tenía hambre) y lloró mucho. Más, cuanto más lo mirabas; más, cuanto más le volvías a explicar (con paciencia) que tenía que ponerse el pijama. Finalmente le dije a mi mujer que ignorase completamente el niño, que yo estaba convencido de que él ya había entendido la situación y que la próxima vez debía ser él el que se acercara y nos buscase a nosotros y no al revés.

Lloró unos minutos más y al poco, él solito fue a la mesa, se puso de puntillas, cogió el pijama, se lo llevó al sofá a su madre y le dijo con señas que se lo pusiera.

Habían pasado 50 minutos... obviamente luego le pusimos sus dibujos favoritos y cenó.

Este hecho nos mostró los dos cambios: su perfeccionamiento en el lloro y su capacidad para entender todo lo que le habíamos explicado.

Tres días después me enseñó como se planifica... eso lo cuento en la siguiente entrada :-)

If you are not moving forward, you are moving backward

Jueves, 30 de mayo del 2013


If you are not moving forward, you are moving backward.

Dada la falta de tiempo para añadir contenidos propios, voy a recurrir a la creatividad de otros con un par de artículos, en inglés, que merece la pena leer.

Están enfocados a la vida laboral y empresarial pero, no nos engañemos, se pueden aplicar a todo. En especial, a la propia vida.

Se resumen en estas dos ideas:

“If you are not moving forward, you are moving backward.”

http://www.businessinsider.com/amazing-career-advice-for-college-grads-from-linkedins-billionaire-founder-2013-5?op=1

Eso mismo me recuerda mucho a lo que decía una de las protagonistas de la serie Vientos de Agua en uno de los últimos capítulos. Ante la adversidad, le comentaba algo así a un amigo "¿Me viste triste alguna vez? Yo siempre estuve alegre. Avanti, tuti avanti, siempre, y así es como vamos a seguir ahora."
http://www.imdb.com/title/tt0459724/


Y la segunda idea, que también se aprende con el tiempo pero que no está mal recordar, y aplicar también a la vida cotidiana y no sólo a la laboral.

“Five frogs are sitting on a log. Four decide to jump off. How many are left? Five, because deciding is different than doing.”

http://www.linkedin.com/today/post/article/20130520005409-36052017-are-you-making-this-mistake-at-the-end-of-your-meetings

Domingo, 6 de enero del 2013

Mormon Tabernacle Choir

Mañana del día de Reyes en España, 6 de enero. Enciendo la televisión a primera hora, sobre las 8:00 u 8:30, y me encuentro que empieza el programa de Televisión Española "Los conciertos de la 2". Lo dejo puesto porque, a veces, tienen música interesante y, poco a poco, comienzo a darme cuenta de que esta vez lo que muestran no es un concierto normal.

El lugar del concierto es gigantesco, no se ve el fin del público. Y no es sólo un concierto, es un espectáculo.

Hay cuatro grupos de coros cantando, una orquesta completa y un grupo de bailarines que danza o hace pequeñas representaciones según la pieza que tocan. ¿Qué es?

Desde luego, el Concierto de Año Nuevo de Viena que solía poner mi padre todos los 1 de enero junto con los saltos de esquí, estaba bien pero... era distinto. Sonaba bien, era agradable, era elegante, era clásico pero, ni de casualidad, era grandioso como este.

Tras mirar la guía interactiva de la TV salgo de dudas. Lo que están poniendo es "The Spirit of Giving", un fragmento del concierto completo "Once Upon A Christmas" del coro Mormon Tabernacle Choir celebrado en el Temple Square de Salt Lake City (USA, Utah), un complejo multiusos de 40.000 metros cuadrados. En concreto, el concierto se da en el edificio Salt Lake Tabernacle, con capacidad para 8.000 personas sentadas... casi nada.

Y es que, a veces, uno se sorprende comparando las cosas mas inesperadas para, simplemente, volver a darse cuenta de lo evidente, que cuando se trata de hacer espectáculos a lo grande, los americanos no tienen rival. Y no estamos hablando sólo de cantidad, estamos hablando de calidad. De calidad en los detalles del conjunto, los colores, los decorados; de calidad en los recursos de la orquesta; de calidad en el coro.

Este es uno de esos casos en los que una imagen (vídeo) vale más que mil palabras.



Les dejo también el enlace al vídeo en grande en la propia página web de TVE, por si falla el de arriba.
http://www.rtve.es/alacarta/videos/los-conciertos-de-la-2/conciertos-2-the-spirit-of-giving/1643156/

También dejo un enlace por si se quieren guardar el vídeo en su ordenador (160 Mb).
http://www.delestos.com/blog/uploads/archivos/USA2011/spirit_of_giving_640_360.mp4

Y también les dejo otro enlace a la página oficial del coro, por si se quieren comprar el DVD completo con toda la actuación (no sólo la parte mostrada en TVE).
http://www.mormontabernaclechoir.org/products/product?product_id=686

Que lo disfruten, lo merece.

Un saludo.

En tiempos de modems e impresoras de papel punteado...

Domingo, 6 de enero del 2013

Google Legacy Simulator

Me envía mi padre un enlace a una web con un simulador de google funcionando como en los años 80, con su sonido de modem y su interfaz de texto negra y blanca.
http://www.masswerk.at/googleBBS/

Para los que ya tenemos una edad, da gusto escuchar ese sonido que tan buenos ratos nos ha hecho pasar.

Ese sonido de cintas de casete donde, antes de la grabación de cada programa, se grababa la voz de uno mismo indicando que se iba a grabar.

Ese sonido del modem llamando a la línea telefónica para usar un arcaico navegador MOSAIC con gopher o el desaparecido Netscape Navigator.

Todavía recuerdo que hace sólo dos o tres años le presté a un amigo (que se quedó sin ADSL) un modem que yo todavía tengo guardado y lo estuvo usando.

También me envía mi padre este otro enlace de un simulador de google funcionando con tarjetas perforadas (pulsad Intro una vez introducido el texto en la tarjeta).
http://www.masswerk.at/google60/

En este caso, para los que todavía no somos tan mayores, no da tanta emoción el uso de tarjetas perforadas como ver esa simulación de la impresora con el papel punteado. ¡Cuántos trabajos impresos en ese papel he entregado yo en el colegio!
Nestacape Logo

Todo un disfrute para los amantes de lo "Legacy".

Saludos.

Lunes, 10 de diciembre del 2012

Jean Leon Gerome Ferris [Public domain], via Wikimedia Commons

Una de las cosas que más me llamó la atención en United States fue conocer y vivir allí el Día de Acción de Gracias (Thanksgiving Day).

Por suerte o por desgracia, dada mi incultura, yo siempre había pensado que ese día era una festividad religiosa, algo relacionado con la Navidad o con la Nochebuena.

Sin embargo, a pesar de la importancia de la religión en Estados Unidos y del nombre de "acción de gracias", que parece indicar un gracias a Dios, no hay nada más lejos de la realidad. Acción de gracias es una (si no la más) importante de las fiestas de Estados Unidos, y es una fiesta completamente laica.

Thanksgiving Day es un día de fiesta familiar. Un día en el que todas las personas, todas las familias, independientemente de su religión, dan gracias por las cosas que tienen.

Existen muchas versiones sobre el origen de esta fiesta, unas con más y otras con menos adornos. Pero todas coinciden en lo fundamental, lo mal que lo pasaron los primeros colonos americanos y como, una vez superados los malos tiempos, realizaron una celebración junto con los indios (nativos, indígenas) que les habían ayudado en su adaptación al nuevo continente.

Personalmente, a mi me parece una de las mejores fiestas que se pueden tener. Al menos una de las de mejor motivo. No se trata de divinidades, ni de leyendas, ni de política, ni de trabajo, ni de cosechas. Simplemente, se trata de meditar un poco sobre lo que se tiene, y valorarlo.

En muchos aspectos, ese día se asemeja mucho a nuestro día de Navidad. Es el día en el que todas las familias intentan estar reunidas, viajando a sus hogares. Ese día se organizan actos benéficos especiales para que nadie esté sólo, para que todo el mundo pueda tener una comida (cena) especial. Ese día todo el mundo está amable y contento. Ese día todo son buenos deseos y saludos de "happy thanksgiving day".

Y al igual que aquí en Navidad, allí, durante los días previos, todos los periódicos, todas las revistas, todos los colegios y todas las escuelas tienen lecturas y actos especiales explicando el origen y el sentido de la fiesta.

Y, durante ese día, el presidente y otros políticos tienen actos especiales y un discurso similar al de nuestro Rey en Navidad.

Nosotros tuvimos la suerte de compartir ese día con una familia, nuestra familia de allí, y con su familia, que nos acogió como familia propia. Tuvimos la suerte de compartir esa comida con el típico pavo (que originalmente era otra ave) y la suerte de compartir tertulia y vida con ellos.

Ahora entiendo un poco mejor la importancia que ellos le dan. El porqué, por ejemplo, aparece en tantas películas esa escena en la que el protagonista invita o es invitado por alguien para no cenar sólo ese día.

Realmente se parece mucho a nuestra Navidad en el sentimiento, pero es muy diferente en su sentido. Muy diferente.

Ahora, una vez aclarado todo esto, debo comentar otra cuestión relacionada y una visión completamente diferente que me dio un amigo sobre este día.

La cuestión relacionada es que la misma noche del Thanksgiving Day, el jueves a las doce de la noche, empiezan las rebajas de Navidad en Estados Unidos. Es lo que se conoce como Black Friday.

Ese Black Friday, el primer día de rebajas, los comercios ponen a la venta auténticas gangas como reclamo. La gente acampa esa noche a las puertas de las grandes cadenas esperando a que abran las tiendas. Los telediarios de todo el mundo sacan al día siguiente las avalanchas de gente entrando en los comercios y, al menos desde España, se organizan vuelos de ida y vuelta sólo para ese fin de semana.

Además, desde hace un par de años, desde 2011, muchas tiendas españolas y muchas webs de venta en España, han empezado a tener precios y ofertas especiales ese fin de semana.

Salir esa noche a los centros comerciales, a los Mall, es una auténtica locura. Lo mismo que aquí cuando empiezan las rebajas de Enero. Pero hay una diferencia fundamental, allí las rebajas las empiezan para que la gente compre lo regalos de Navidad.

Es decir, allí la gente compra los regalos en rebajas. Aquí es justo al revés, las rebajas empiezan cuando acaba la temporada de regalos.

Son dos estrategias comerciales completamente diferentes. En USA "demos rebajas para que la gente compre más". En España "demos rebajas para que la gente compre algo cuando ya no tienen nada que comprar". Ese análisis lo dejo para los másteres de marketing.

Y dicho esto, paso a explicar esa visión diferente del Thanksgiving Day. Visión aguda por su inteligencia pero injusta en mi opinión.

Esa visión dice que: el Día de Acción de Gracias aúna y resume toda la cultura americana en un solo día: ver deportes, comer y consumir. El ideal de todo buen americano.

- Primero se ven los partidos especiales de liga que se juegan ese día. De 12:00 a 16:30 (más o menos).

- Luego se realiza la copiosa y superabundante comida de Acción de Gracias. De 17:30 a 19:30 (más o menos).

- Después se sale a gastar dinero y consumir. A partir de las 11:30.

A este amigo le faltó proponer que, entre la comida y salir de compras, pusieran unas pelis de guerra para completar el asunto.

Desde luego no comparto la opinión pero tampoco me parece justo evitar que ustedes la lean. Yo prefiero quedarme con la idea de que existe una fiesta en la que uno simplemente da gracias por lo que tiene.

Saludos a todos.


PD: para averiguar la historia de porqué se llama blackfriday, ya usan google. Que si no esto se alarga demasiado.