Domingo, 28 de septiembre del 2008

Un receta que se me ocurrió un día y que no salió muy mala.
La dejo en imágenes, más sencillo... no se puede ;-)
Para dos personas... bien servidas. Se puede acompañar con una guarnición de patatas fritas en taquitos.


-- Ingredientes --

Carrilladas

Dos bandejas de carrilladas. Unos 700g.




Setas

Dos bandejas de setas. Unos 500g. (Tres bandejas tampoco estaría mal).




Pedro Ximénez

Una botella del Pedro Ximénez (del más barato). Yo suelo usar una de estos.


Además: un poco de aceite, un poco de miel y un poco de agua.


-- Preparación --

Carrilladas doradas

Para evitar que luego se peguen, se doran las carrilladas en una sartén a fuego fuerte por ambas caras.




Carrilladas doradas

Las carrilladas que están listas se van pasando a la olla.




Todas las carrilladas en la olla

Con un poco de aceite en el fondo, se recolocan todas las carrilladas en la olla. Si son muchas se pueden poner de canto.



Riego con vinoRegadas con vino
Cuando el aceite esté calentito y se haya visto que las carrilladas no se pegan, se les da un buen riego con vino. Cerca de media botella, hasta que quedan cubiertas por la mitad.




Setas
Sin mover de abajo las carrilladas, se les echan encima las setas. Que queden sobresaliendo de la olla si hace falta. Y se les echa por encima otro buen chorreón de vino.




Setas

Como al principio no caben, no hay que forzarlas, se les pone la tapa encima sin que cierre del todo.




Setas pochas
Setas tapadas
En un rato las setas habrán encogido, estarán mas pochas y se podrá cerrar la tapa. No hay que moverlas ni hacer nada. Las setas se van haciendo solas con el vapor de la olla.




Setas con color

En unos 45 minutos el guiso ya empezará a tener un color apetitoso.




Ajuste de agua

Si el guiso comenzara a quedarse seco y todavía no estuviera tierno, se puede echar un poco de agua para alargar la cocción (o más vino...).




Un poco de miel

Al que le guste, cuando la cosa ya tenga color, se le puede añadir un chorreón de miel para darle un poco más de sabor.



Guiso casi listoGuiso listo
Cuando las carrilladas se puedan partir fácilmente, apretando la paleta de madera contra ellas, la carne ya estará tierna y el guiso ya estará listo.




Reloj
Y eso es todo.



En total, desde que se pogan las carrilladas en la olla, pasará de una hora a una hora y media hasta que la carne esté tierna.

En ningún momento habrá que remover el guiso, pero será buena idea darle algún meneo de vez en cuando y girar un poco la olla para comprobar que no se está pegando.

Una vez que empieza a hervir, el fuego no tiene que estar al máximo, con que esté burbujeando vale.

Y, lo suyo es que la salsa quede espesita pero, si la carne ya está tierna y todavía queda mucho líquido... pues habrá que recurrir a la maizena.


Saludos.





Viernes, 12 de septiembre del 2008


imagen de abejaruco
http://www.birdsafaris-uganda.com/images/bird%20watching.jpg

El determinismo es uno de mis temas preferidos. Es algo sobre lo que he pensado mucho, he leído bastante y he discutido un poco.

El determinismo absoluto del que estoy convencido y sin el que no le encuentro sentido al mundo, ni valor a la ciencia, me ha llevado más de una época de frustración por mis propias conclusiones. Aunque hoy día ya lo llevo la mar de bien y quizá en breve explique porqué en este espacio.

Sin embargo, hoy sólo me centraré en la cuestión que plantea este artículo que me envía mi padre sabiendo que me interesa el tema:

http://www.tendencias21.net/index.php?action=article&id_article=1025045


(Debería leerse el artículo anterior para poder entender bien la reflexión siguiente.)

La cuestión clave del artículo es ¿qué pasa moralmente con nuestros actos si todo está determinado, incluyendo nuestros actos?.
Yo, después de haber superado sin problemas la desagradable realidad de que todo está determinado, lo tengo muy claro: el determinismo no influye en la responsabilidad ética.

Y para ello no hay nada mejor que aclarar que es la responsabilidad. La responsabilidad, para mi, no es la cualidad de que nuestra conciencia sea responsable de nuestros actos, sino la cualidad de que nosotros, todo nuestro ser, sea responsable de sus actos.

Y es evidente que, exista o no libre albedrío, uno es entonces responsable de sus actos (ya sea solo por causa de su conciencia o por causa de sus reacciones neuronas-cuerpo-entorno). Y de este modo es como somos responsables, no se juzgan nuestros actos conscientes, se juzgan nuestros actos.


Un ejemplo:

(En mi opinión)
- Si yo miento y soy consciente y no lo evito: eso merece un juicio (digamos X).

- Si yo miento y soy consciente y no lo evito por, supongamos, una enfermedad que me lo impide: también estoy mintiendo y el juicio que se merece es muy similar al anterior pero debería tener alguna diferencia, llamémosle atenuante, por la enfermedad. (Digamos X-n).

Es decir que, el hecho de no poder evitarlo, sólo influye si se compara con el mismo hecho siendo evitable.

En el caso del determinismo, todos tenemos la "enfermedad" que nos impide evitar hacer las cosas libremente, luego no se puede comparar el juicio (X-n) con el de alguien libre (X). Así que da igual cual sea la diferencia, lo importante es la base (X). Si no hay forma de comparar, no hay diferencia práctica (n) y sólo debemos fijarnos en la X.


La ética está a salvo.
¿No estamos de acuerdo? seguro que sí.




PD: llamo al juicio "X" y a la diferencia "n" para no entrar en discusiones de si "X" es positivo, si "n" es negativo, etc. No es una cuestión de valorar positiva o negativamente. Hablamos de juicios neutros, ya que del mismo modo que con el determinismo algunos querrían quitar responsabilidades sobre las malas acciones, también habría que quitar mérito sobre las buenas.

PD: añado el artículo externo en pdf: La_duda_sobre_el_libre_albedrio_quiebra_la_etica.pdf